martes, 26 de noviembre de 2013

Europa y España, en el milenio

Fue un monje de Cluny, Raúl Glaber (985-1047) quien anunció en su obra "Historias", el comienzo del Románico:

"Parecía que el mundo, como sacudiéndose y liberándose de su vejez, se revestía todo de un blanco manto de iglesias. En aquel tiempos los fieles sustituyeron con edificios mejores casi todas las grandes iglesias de las sedes episcopales, los monasterios dedicados a los diversos santos y tambíen las pequeñas iglesias rurales".

Pese a todo el mundo era imperfecto, prosigue el autor:

" El hambre comenzó  a extender sus destrozos y pudo temerse la casi completa desaparición del género humano (...) Sobre todo, a causa de las inundaciones, no hubo manera de hacer la recolección".

España, se mueve a otra velocidad, tal y como explica Marcel Durliat, en su obra "España románica":

"En torno al año mil, la España cristiana no es más que un rincón aislado dentro de la Península Ibérica. Lo esencial del páis, tantos las fértiles huertas del Levante, como la opulenta Andalucía, o las inmensidades de la Meseta están en manos del Islam desde hace más de tres siglos, y los pueblos conquistados se han dejado asimilar por sus conquistadores, adoptando su religión, su lengua, sus costumbres y su cultura. Relegados a las montañas del Norte - Pirineos y Cordillera Cantábrica-, que los musulmanes habían cometido el gran error de despreciar, los últimos cristianos libres se organizaron en sus circunscripciones territoriales de horizontes frecuentemente limitados.

Pero todo este maremagum  :

HUMANISMO GRECOLATINO
IGUALITARISMO CRISTIANO
INDIVIDUALISMO GERMÁNICO-BÁRBARO
CIENCIA ARABE-PERSA-JUDÍA

Dará como resultado:
ECLOSIÓN DEL ROMÁNICO EN LA CIVILIZACIÓN CRISTIANA OCCIDENTAL, en torno al año 1000.

La ciencia de la antigüedad penetrará en Europa principalmente en los siglos XII y XIII, mediante los centros de traducción de Toledo (España) y Salerno (Italia), con anterioridad Córdoba y Bizancio, eran los dos "focos" de luz y pensamiento.