jueves, 28 de noviembre de 2013

La grandeza de lo pequeño: La mézquita del Cristo de la Luz (Toledo) (Introducción)


El Arte Medieval no es sólo cristiano, también es musulmán y judío.  Menéndez Pidal, dejó claro que la Península Ibérica fue el eslabón que unió Oriente y Occidente, durante la época medieval. Gracias a la Escuela de Traductores de Toledo, circularon las ideas filosóficas, científicas y técnicas, entre ambos continentes. Las Cruzadas y las Ordenes Militares, también ayudaron a ese intercambio cultural


En España en la Alta Edad Media, los modillones, lóbulos, alfices que encuandran los arcos de herradura y los arcos polilobulados, bóvedas nervadas y la compartimentación espacial que se crea en un lugar como es la Mézquia Aljama de Córdoba, tuvieron su reflejo en San Miguel de la Escalada, Santiago de Peñalba, San Miguel de Celanova, Santa María de Lebeña, y San Millán de la Cogolla. Gracias al Camino de Santiago, esta forma de entender la arquitectura y la decoración llegaran a Aquitania, Normandía, etc.




Pero sin duda, lo más interesante de este "viaje" de ideas, lo encontramos en la catedral de Durham, a donde llegaran las bóvedas nervadas de la Mézquita de Córdoba, con una serie de paradas intermedias, cuyo primer hito es un pequeño edificio toledano que encierra un tesoro de ideas arquitectónicas. Nos referimos a la Mézquita de Bab-al-Mardum , que se convertiría con la magia toledana en las "mezquita" del Cristo de la Luz. El siguiente hito de ese camino, está en la Capilla Talavera de la Catedral Vieja de Salamanca, otro hito del camino a Inglaterra, será la torre vieja de la Catedral de Toledo y en el camino... encontramos también la torre de San Salvador de Sepúlveda, Santa Cruz de Seros en Huesca, San Martín de Arévalo en Ávila, la torre de Ayerbe, la Iglesia de Torres del Río o la Torrecilla de Cameros en Logroño. Todos ellos son eslabones de esa cadena cultural y artística que cruzará los Pirineos y que observaremos en la torre de la Abadía de Moissac o en la Catedral de Saint Bertrand de Comminges, hasta llegar a Normandía, donde los arquitectos normandos, llevaran las ideas a Inglaterra que procedían de Córdoba.
CATEDRAL DE DURHAM


La Edad Media es viajera, y el nombre del Camino es Santiago...

Esto que hemos comentado es la tesis, que sostenía E. Lambert, autor de "El arte gótico en España en los siglos XII y XIII".

Pero hay otras tesis, por ejemplo el Maestro Ricardo del monasterio de las Huelgas en Burgos, era inglés... más simple, pero efectivo.


Es triste que uno de los momentos más gloriosos de nuestra arquitectura, como es la que se desarrolla en Al-Andalus apenas esté documentada. Nos son desconocidos "los alarifes" de ese vasto territorio que sembró nuestro territorio de verdaderas joyas del Arte Universal.

Nada sabemos del magnífico arquitecto que diseñó la mezquita aljama de Córdoba. Nada sabemos del hombre que en tiempos de Abderraman I,  planeó un cuadrado casi perfecto para su planta y alzó sus muros sobre arquerías superpuestas que conformaron sus 11 naves, en apenas dos años. De acuerdo, aprovechó material de procedencia romana y visigoda pero aún así es un milagro. También se ignora todo del maestro que continuó la obra, y amplió la mezquita en tiempos de Abderraman II, aunque ya tenemos algunos datos de los supervisores los "nazirum", o inspectores llamados los eunucos Nasr y Masruk. También desconocemos el autor de su magnífico alminar en tiempos de Abderraman III, aunque la dirección honorifica recayó en el wazir y sahib al madina, Abd Allah b. Badr.

Este desconocimiento se debe a la humildad ante la omnipotencia de Allah, del pueblo musulmán.  Se subestima al arquitecto como creador, siguiendo los principios más puros de su religión y su estética.  Sin embargo conocemos todo de los arquitectos civiles, como los autores llegados de Bagdad y Constantinopla para alzar la ciudad palatina de Madinat al-Zahra. Así que existe un deliberado intento de silencio sobre los edificios religiosos. Aún así sabemos que el autor de la Mezquita Aljama de Sevilla Ahmad ib Baso, era de origen mozárabe toledano.

En un próximo post, continuaremos con la grandeza que encierra un edificio pequeño y humilde como esa Mézquita, riqueza simbólica y arquitectónica.